313. «Mis hijos están muriendo. Oren por ellos. Por todos, en todo el mundo.» — 18.10.2013

(Santa Teresa del Niño Jesús sostiene en sus brazos a un bebé (casi) sin vida).

Mi hija. Mi querida hija. Hay persecuciones en todo el mundo, pero el mundo no informa nada al respecto. En África están «experimentando» con los más pobres, y especialmente a los más pequeños causan sufrimiento, como por supuesto a sus madres y padres, pero son los más pequeños que son vacunados y así destruidos, porque lo que reciben es para reducir a la humanidad.

Mis hijos. Superficialmente, “ellos” demuestran todo en una luz hermosa, pero la verdad es cruel. Los que les ayudan no lo ven, creen que están haciendo bien a los pequeños, pero desafortunadamente no es así. El mundo de ustedes está dominado por las logias del maligno, del horror, y sus miembros se encuentran en todas partes. En las posiciones más altas ellos tiran los hilos, deciden, tapan [lo que hacen] y manipulan al mundo, a las masas a su antojo, y Nuestros hijos les creen y siguen ciegamente.

Mis hijos. Mis amados hijos. ¡Deben despertarse y ver el fondo! Deben reconocer la cordada y saber que solo les dejan escuchar y ver lo que el maligno quiere que escuchen y vean.

No se trata de su bienestar, no importa cómo se comporten y decidan. Él, la raíz del mal, quiere dominarlos a todos y tiene éxito con ello, porque tantos de ustedes creen en sus promesas vacías, tantos se venden a sí mismos, su alma por dinero y gloria y no ven qué fin tomarán.

Ustedes pecan contra los inocentes. Los exterminan, los usan y los patean. Así no es como funciona. Su castigo será justo, sin embargo, la misericordia del Padre es tan grande que ÉL también a ustedes les da la oportunidad de arrepentirse. SU amor es Todopoderoso y SU corazón está tan lleno de amor por cada uno de Sus hijos que ÉL mira más allá de sus defectos y solo ve lo bueno en ustedes. Esto no significa que Él aprecie y respalde los pecados que cometen, sino que ÉL ve lo bueno en ustedes, lo promueve y así les da la oportunidad de volver a encontrar el camino correcto, el camino hacia ÉL.

Mis hijos. El cielo está triste porque las persecuciones y los asesinatos son rampantes. Están asesinando de manera oficial, pero no tienen fuerza policial para este tipo de crimen.

Mis hijos. ¡Deténganse y dense vuelta! No bloqueen aún más su camino hacia la eternidad, porque cuando haya llegado el día y se tomó la decisión, entonces Satanás les mostrará su verdadero rostro, y nada les quedará de fama y poder, de dinero y propiedad.

Solo tendrán una existencia insoportable, en terror, sufrimiento y necesidad. Y todo lo que les hayan hecho a los inocentes, sufrirán millones de veces ustedes mismos, porque la eternidad es eterna, y la noción del tiempo que conocen no es nada en relación. Es decir, sufrirán sin cesar y su tormento será grande.

Mis hijos. Vengan todos a Jesús, porque solo Él todavía puede redimirlos. Quien no escuche Nuestro llamado, quien no lo siga, conocerá el sufrimiento del infierno y las glorias del Señor permanecerán cerradas para él por siempre.

Conviértanse, Mis hijos, y denle a Jesús su SÍ. Aún no es demasiado tarde para eso.

Vengan ahora, Mis hijos, porque Mi Hijo también los ama a ustedes. Amén.

Que así sea.

Su Madre en el Cielo quien los ama.
Madre de todos los hijos de Dios. Amén.

 

«Hija Mía. Mi flor. Ahora estás de vuelta. Oren por los más pequeños del mundo, porque están siendo utilizados como conejillos de Indias. Esa es la llamada de Teresa que se preocupa por todos los pequeños. Te amo. Amén. Tu San Bonaventura.»

Visión: Teresa me muestra los más pequeños en África, y luego me muestra los más pequeños en los hospitales en todo el mundo. «Sucede en todo el mundo. También en los hospitales blancos.«