1439. Cuando los cielos se abran… ¡también entonces el Señor los elevará! — 20.05.2024

Madre de Dios: Mi hija. No tengan miedo amados hijos y permanezcan siempre en oración y fieles y entregados a Mi Hijo, su Jesús. Aunque los tiempos se volverán difíciles, sepan que Mi Hijo está siempre con ustedes. Tengan esto siempre presente, porque:

Cuando creen que están abatidos, ¡entonces el Señor los elevará!

Cuando creen que no pueden aguantar, ¡entonces el Señor los elevará!

Cuando creen que no pueden más, ¡entonces el Señor los elevará!

Y cuando creen que todo está perdido, ¡también entonces el Señor los elevará!

Hijos, hijos, oren al Espíritu Santo, porque Él ha sido enviado para iluminar sus corazones y dilucidar [examinar] sus almas.

Lleven todas sus faltas a la confesión y reciban el sacramento de la penitencia [de la confesión], ¡que es tan redentor y perdonador!

Muestren arrepentimiento amados hijos para que puedan ser perdonados, porque la palabrería sola no les concederá el perdón. Tienen que ser preparados para la penitencia y sinceros para que el Señor les pueda conceder el perdón.

Hijos, hijos, oren al Espíritu Santo para que permanezcan siempre en la claridad. Estos son tiempos confusos y muchos de ustedes están siguiendo al falso. El único Verdadero es Mi Hijo ¡y solo con EL encontrarán la salvación!

Hijos, hijos, permanezcan guardados [escondidos] en Mi Hijo, porque tiempos feos están por comenzar en sus países e iglesias. Los cambios están avanzando y pronto todo lo que es santo será profanado. ¡Estén preparados para estos días que están por venir ahora!

Hijos, hijos, si no oran al Espíritu Santo y piden Sus dones, ¡tendrán tiempos verdaderamente difíciles!

Ustedes necesitan corazones puros y un alma pura para que puedan llegar al Reino de los Cielos del Padre. ¡El Nuevo Reino de Mi Hijo sólo será dado a los hijos puros y fieles!

¡Hijos, hijos, prepárense ustedes, sus almas para estos tiempos y encuentren el camino hacia Jesucristo, su Salvador! Solos, sin ÉL, se perderán, ¡aunque el espíritu del tiempo moderno les quiera hacer creer lo contrario!

Hijos, hijos, ¡manténganse siempre en el Espíritu Santo mediante la oración y la súplica por Su claridad, Su sabiduría, Su fuerza…! Quien no invoque al Espíritu Santo del Padre y del Hijo no reconocerá la verdad, pues Él es el Espíritu del Padre y del Hijo enviado para mantenerlos fuertes y firmes, ¡para encender su amor al Señor y para mantenerlos en la esperanza y en la fe! Así que órenle, amados hijos, rueguen por Sus dones. Amén.

Hijos, hijos, quien de verdad piense que no necesita prepararse, quien de verdad piensa que no necesita Jesús, ¡está en el camino del error!

Sólo Jesús es el camino hacia el Padre en la gloria eterna, ¡no lo olviden!

Hijos, hijos, quien piense que él solo es lo suficientemente fuerte para resistir al diablo, ¡ya ha caído en su trampa!

Despierten, amados hijos, y vuelvan a Jesús, Mi Hijo, ¡su Salvador! Sin ÉL perecerán y ese tiempo está cerca, ¡muy cerca!

Cuando los cielos se abran para castigarlos, ¡bienaventurado el que esté con Jesús, bienaventurado el que haya invocado al Espíritu Santo!

Hijos, hijos, ¡no tienen ni idea de lo que está planeado para ustedes y para su mundo!

Oren, oren y supliquen para que el fin sea acortado y mitigado, porque sólo a través de la intervención del Padre no caerán ante el adversario, sólo a través de Aquel que es Todopoderoso serán salvados de los fuegos del infierno, sólo a través de Jesús, Mi amado rebaño de hijos, no perecerán en la tierra temblorosa, las aguas furiosas y la lluvia de fuego, ¡sólo a través del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo serán salvados de las garras del diablo y librados de su reino del infierno!

Así que conviértanse, amados hijos, y ¡decídanse por Mi Hijo!

Digan SÍ a Jesús y empiecen a orientar sus vidas hacia ÉL y hacia sus prójimos. ¡Ustedes deben ayudarse unos a otros! ¡Deben apoyarse unos a otros! ¡No puede ni debe haber un «sólo yo»!

Hijos, hijos, ¡despiértense de su ceguera! ¡El camino está con el Espíritu Santo, que les abrirá los ojos, el corazón y el alma a Jesús, su Señor y Salvador!

A quien no encuentre a Jesús, quien Lo rechace, quien permanezca tibio, que sea infiel o adore a otros dioses, que se le diga que al final se quedará solo. Sólo el diablo estará allí, así como sus demonios y todo esplendor se desvanecerá. Reconocerán la verdad, pero entonces será demasiado tarde y su eternidad será cruel.

Ustedes conocen los mensajes sobre los fuegos del infierno, el sufrimiento, las penurias, el tormento, la agonía. Así que tengan presente de que sólo escaparán del diablo y de su reino si se vuelvan a Jesús, su Salvador. Amén.

¡NO HAY OTRO CAMINO QUE JESUCRISTO! Amén.

Su Madre en el Cielo.

Madre de todos los hijos de Dios y Madre de la Salvación. Amén.

1438. ¡Tengan siempre presentes Mis palabras! — 17.05.2024

Dios Padre: Mi hija. Tiempos oscuros se acercan a ustedes, a su tierra, pero no teman. Mi mano protectora paternal estará cuidando a ustedes y ningún hijo que sea verdaderamente fiel y entregado a Mi Hijo se perderá.

Jesús: Los días oscuros están comenzando, pero el que de verdad Me ama a Mí, a su Jesús, está protegido.

Madre de Dios: Mis hijos. Mi rebaño de hijos tan amado. Yo, su Madre en el Cielo, los amo mucho.

Es hora para su conversión porque las tinieblas cubrirán su tierra, los poderes malignos usurparán el dominio del mundo y los tibios, los infieles, los paganos y los extraviados en la fe sufrirán, sufrirán, sufrirán. Se darán cuenta de que deberían haberse convertido, pero para entonces ya será demasiado tarde para ellos.

Durante los días oscuros, durante la toma del dominio del mundo del diablo por su anticristo, por el falso profeta que ya está entre ustedes visible y activo, y sus secuaces mucho sufrimiento será infligido a Nuestros hijos.

Jesús: Manténganse firmes, amados hijos, y es eso lo que son, y permanezcan fieles a Mí, su Jesús, en todo momento porque el tiempo está siendo acortada, amados hijos, y es eso lo que son. Ninguno de ustedes se perderá, pero deben permanecer fuertes y deben perseverar.

Dios Padre: Mis hijos. Ya se lo he dicho que Mi mano protectora cuidará a ustedes en este tiempo.

¡Así que oren mucho al Espíritu Santo para que puedan reconocer todas las mentiras y tentaciones con las que el anticristo los quiere atrapar!

Madre de Dios: Mis hijos. Estén advertidos, ¡porque lo que está aún por venir será de lo más diabólico!

Perseveren, oren, ¡estén preparados para Mi Hijo!

No se rindan nunca, sino fortalézcanse en la oración al Espíritu Santo. Amén.

Dios Padre: Mis hijos. Yo, su Padre, estoy a su lado por medio de Jesús, Mi Hijo. ÉL que los ama tanto como Yo, su Padre, los amo no los dejará solos.

Si todavía no están preparados, entonces ¡conviértanse ahora!

El Aviso está cerca, muy cerca, así como la Segunda Venida de Jesús. ¡Así que regocíjense y sean conscientes de Nuestra promesa de gloria en el Nuevo Reino de Mi Hijo siempre y en todas las dificultades del tiempo!

Yo, su Padre en el Cielo, los amo mucho. ¡Jesús, Mi Santísimo Hijo, los ama mucho, así como la Santísima Madre de Dios María!

¡Son muchos los santos que están rezando por ustedes! ¡Son muchos los santos que están intercediendo por ustedes!

Mis Santos Ángeles son enviados para proteger y preservar a aquellos que son verdaderamente entregados a Mi Hijo. Amén.

Tengan siempre presentes Mis palabras y perseveren.

Con profundo amor.

Su Padre en el Cielo. Creador de todos los hijos de Dios y Creador de todo ser. Con Jesús, su Salvador que tanto los ama, y María, Madre de todos los hijos de Dios y Corredentora. Amén.

1437. ¡Elijan sabiamente! — 15.05.2024

Madre de Dios: Mi hija. Vendrán días oscuros, pero sepan que el que está con Mi Hijo, su Jesús y el Jesús de todos ustedes, no tiene NADA que temer.

Jesús: Mis hijos. ¿Está limpia su alma? ¿Han preparado su vestidura más blanca para Mi Segunda Venida?

Madre de Dios: El que no está purificado del pecado tendrá un tiempo verdaderamente difícil. Los días oscuros del final de los tiempos pesarán mucho sobre él.

Jesús: Ustedes deben estar preparados para Mí, para Mí y Mi Segunda Venida, porque ésa se acerca cada vez más y pronto ya perderán todo valor si no se han preparado, amados hijos.

Madre de Dios: Mi Hijo dice la palabra verdadera: quien no esté preparado para ÉL, su Salvador, vivirá tiempos verdaderamente difíciles. Difícilmente tendrá la oportunidad de preparar su alma, porque todo lo que es santo les será quitado.

Jesús: Así que quien no esté preparado para Mí, quien no se haya confesado y arrepentido de sus pecados, quien no se haya puesto su vestidura más blanca, difícilmente tendrá la oportunidad de entrar en Mi Nuevo Reino, porque sólo tomaré conmigo al que venga ante Mí limpio, y su alma se regocijará y exultará para siempre.

Madre de Dios: Mis hijos. Pero el que no se haya puesto su vestidura más limpia perecerá y se perderá y difícilmente sobrevivirá a este tiempo que está a punto de comenzar.

Jesús: Muchos de ustedes se caerán porque no están preparados.

Dios Padre: Son tantos que se perderán porque no escuchan Mi palabra.

Madre de Dios: Hijos, hijos, el Padre les está advirtiendo. Deben estar preparados para este tiempo porque el diábolo está furioso y se está apoderando del mundo. Hasta que lo consiga, experimentarán mucho sufrimiento y miseria, y su fe y su confianza serán severamente puestas a prueba. Sufrirán depresiones y se rendirán si no están completamente preparados para Mi Hijo.

Así que déjense decirse que este tiempo es ahora para su conversión, porque ninguna alma tibia alcanzará la gloria del Padre, ninguna alma infiel llegará a conocer el Nuevo Reino de Mi Hijo, ninguno, y repito: ¡ninguno que no haya encontrado plenamente a Mi Hijo y se haya entregado a ÉL sobrevivirá a este tiempo y su alma se perderá para siempre!

Jesús: Así que piensen bien si quieren estar preparados para Mí. Mi Aviso vendrá, y vendrá cuando menos lo esperan.

¡Estén preparados para ese día! ¡Estén preparados para esta hora!

¡Esten preparados para Mí y cambien su forma de ser!

Sólo su conversión los mantendrá en el amor de Mi Padre y en Su protección, ¡sólo el amor por Mí les dará la salvación y la bendición que necesitan para perseverar!

Dios Padre: Mis gracias fluirán en abundancia, pero sólo beneficiarán a aquellos hijos que sean fieles y entregados a Mi Hijo.

Jesús: El que Me ama de verdad no tiene nada que temer. Pero quien finja amarme y no lo haga con todo su corazón y desde la profundidad de su alma, que se le diga: ¡sus días están contados y el horror será grande!

Madre de Dios: Así que conviértanse, amados hijos, y encuentren su camino hacia Mi Hijo, Jesucristo, ¡porque sólo ÉL es el camino hacia el Padre y hacia el Reino de los Cielos! ¡Sólo a través de ÉL cosecharán la gloria del Padre y sólo con ÉL ganarán la entrada en el Nuevo Reino!

Jesús: El que piense que no Me necesita, no me impondré a él.

Dios Padre: La decisión, amados hijos, a favor de Mi Hijo está en cada uno de ustedes. Si vuelvan a Jesús, Mi gloria les será revelada.

Madre de Dios: Recuerden, amados hijos, y es eso lo que son, que sólo tienen 2 opciones: Jesús o Su adversario.

Dios Padre: Así que elijan sabiamente, amados hijos, y tomen la decisión con su corazón. Jesús es su Salvador. Así que crean, confíen y estén preparados cuando ahora amanezcan los últimos días. Amén.

Su Padre en el Cielo. Creador de todos los hijos de Dios y Creador de todo ser.

Su Jesús, Quien Soy. Su Salvador y Salvador del mundo.                     

Su Madre en el Cielo. Madre de todos los hijos de Dios y Madre de la Salvación. Amén.

1436. ¿Realmente creen que pueden ir contra la naturaleza? — 13.05.2024

Mi hija. Te dijimos que vendrían tiempos desagradables y éstas están a su puerta.

Mucha injusticia en su mundo es cada vez más evidente. Bajo la apariencia de la «tolerancia» ustedes se han arruinado muchas cosas y las personas se está quedando sin hogar y sin raíces porque lo que está ocurriendo en su mundo hoy no es otra cosa que borrar su identidad y de doblegarlos a ustedes para que encajen en el sistema satánico del anticristo y sus devotos.

Hijos, hijos, ¡deben estar alerta!

¡El maligno los está adormeciendo y ustedes lo están siguiendo a él! La mayoría de ustedes ni siquiera se da cuenta, porque se suben ciegamente y (¡)sin cabeza(¡) a su carro!

Hijos, hijos, ¡qué vergüenza!

¿Cómo pueden permitir que el cristianismo sea aniquilado y suprimido?

La otrora cristiana Europa está infiltrada, ¡y ustedes lo están permitiendo!

Hijos, hijos, cuando empezaron a quitar las cruces cristianas de Mi Hijo de sus habitaciones, ¡se han entregado al diablo!

Así que escuchen, ustedes paganos e incrédulos, ustedes tibios e infieles, ustedes perdidos y adoradores del diablo:

¡Yo, su Padre en el Cielo, Quien Soy, soy Todopoderoso! Estaré al lado de Mis hijos, ¡pero sólo de aquellos que verdaderamente se entreguen a Mi Hijo, Le sigan y obedezcan Mis mandamientos!

Es el tiempo de la decisión, y ¡ay de aquel que no se arrepienta, que no encuentre el camino a Jesús, que permanezca tibio, que adore a otros dioses, la lista es larga, Mis hijos, es larga, ¡y en ella se enumeran todas las excusas, distracciones y subterfugios que ustedes suelen aducir!

Así que estén advertidos, amados hijos, ¡porque Mi mano castigadora golpeará su tierra!

¡Mi Santa Ira limpiará su tierra!

Mi Hijo, Jesucristo, regresará, ¡pero sólo aquellos que han vuelto plenamente a Jesús serán redimidos y se les concederá la entrada a Mi Reino de los Cielos!

El tiempo ha llegado, hijos Míos, ¡el tiempo ha llegado!

Sus insultos hacia Mí, su Creador, sus insultos hacia Jesús, Mi Santísimo Hijo, y sus insultos hacia María, la Santísima Madre de Dios, ¡se han convertido en un barril sin fondo! El barril no sólo está rebosando, ¡sino que ustedes lo han reventado con sus insultos, sus blasfemias y su pecaminosidad!

¡Su comportamiento es incomprensible!

¡Ustedes han perdido todo respeto por Mí, por la creación y por ustedes mismos!

Ustedes son seres egocéntricos, destructivos y perdidos que se han alejado de lo único Verdadero, ¡Quien Soy Yo!

Se llaman «libres», «autodeterminados» y no ven cómo han caído en la trampa del diablo, ¡y no ven cómo están pereciendo!

¿Realmente creen que pueden ir contra la naturaleza?

¿Realmente creen que sus opiniones «locas» son reales?

El diablo se ha colado en su mundo, no sólo difunde odio y resentimiento, miseria, sufrimiento, penurias y preocupaciones, ¡sino que también difunde falsas doctrinas, les vende eslóganes como «tolerancia», como «autodeterminación», como «autorrealización»! ¡Él los está alejando de lo que es bueno y los está alejando de lo que es dado por Dios, creado por Mí en el mayor amor y en orden Divino!

Yo, su Padre en el Cielo, he creado el mundo en el que están viviendo en orden y amor Divinos, pero ustedes se alejan cada vez más de Mí y de Mi creación y la cambian [la creación] porque quieren ser autodeterminados, ¡y se alejan cada vez más!

Este mundo en el que están viviendo perecerá. Lo único que pueden hacer para evitar perecer con él y perderse en manos del demonio es ¡convertirse!

Sólo Jesús, Mi Hijo Divino, ¡es el camino al Reino de los Cielos!

¡Sólo a través de Él vendrán a Mí!

¡Sólo con Él entrarán en Su Nuevo Reino!

Así que conviértanse y vuelvan a encontrar el camino verdadero que es sólo y únicamente Mi Hijo, su Jesús. Amén.

Les traigo hoy este mensaje a través de María de la Preparación Divina de los Corazones para que comprendan lo que está sucediendo y cuán hábilmente los ha atrapado el demonio en sus garras.

Yo no los juzgo, pero los advierto. Y les muestro el camino para que no se pierdan.

Así que escuchen Mi Palabra, porque es Santa, y María de la Preparación Divina de los Corazones debe soportar muchos sufrimientos para poder transmitirles estos mensajes y para la conversión de muchos más pecadores.

Los amo mucho. Recen también por María, Mi alma elegida. Amén.

Su Padre en el Cielo.

Creador de todos los hijos de Dios y Creador de todo ser. Amén.

1435. ¡No caigan (otra vez) en la trampa de los que conjuran su perdición! ¡No les den este poder! — 27.03.2024

Padre: Mi hija. A ustedes les esperan días feos, pero no teman. No teman. Harían bien en tener todo reunido de lo que les hemos dicho en estos y otros mensajes.

El tiempo, Mis hijos, ha avanzado y lo que se ha predicho se está cumpliendo. No teman, pero ¡estén preparados!

Yo, su Padre en el Cielo, intervendré, pero primero la palabra escrita en estos mensajes DEBE cumplirse.

Juan: Mis hijos. Yo, su Juan, preví este tiempo. Muchos de ustedes no están escuchando la palabra hablada y un tiempo feo está viniendo a ellos debido a su tibieza y desobediencia.

Tantos hijos no están preparados para lo que aquí se ha dicho y ellos tendrán un tiempo difícil, muy difícil.

Jesús: Pero los hijos fieles y verdaderamente creyentes serán llevados a través de este tiempo por Mí, su Salvador, que soy Yo. Así que díselo Mi hija, diles que Yo, tu y su Jesús ¡NUNCA los abandonaré en NINGÚN MOMENTO!

Padre: Mis hijos. Mis tan amados hijos. Juan les reveló 3 partes del libro que el vio y comió, comisionado por Mi Santo Ángel, Mis hijos. La última parte está aún por venir y les será dada cuando sea el momento adecuado. Pero por ahora, ustedes deben estar preparados para TODO lo que está escrito en estos mensajes.

Juan: Vendrá un tiempo, amados hijos, y es eso lo que son, que es desagradable y feo.

Ustedes ya están viviendo en una confusión total que terminará en una aberración total si no están preparados.

Lo que hoy ven en los acontecimientos de su mundo no tiene nada que ver con la creación paradisíaca del Señor y Padre, ¡lo que viven está muy lejos de lo que el Señor y Padre creó y previó para ustedes con el más puro amor!

Como imágenes de aquel que es su Padre debieran estar viviendo en un estado paradisíaco, ¡pero ustedes se han apartado y en este momento están totalmente aberrados!

Están viviendo de forma antinatural en todos los estados del ser y nada, repito, ¡nada es sagrado para ustedes!

¡Ustedes se han apartado del Padre!

¡Ustedes juegan a ser Dios!

¡Ustedes no guardan Sus mandamientos de ninguna manera!

¡Y ustedes son vergonzosos!

¡Lo que ha sido de ustedes y de este mundo maravilloso es herético y repugnante! Ya no tiene nada que ver con la tierra creada por Dios, y ustedes están lejos de ser Su imagen, aunque creados y queridos por ÉL que es Todopoderoso, ¡y sin embargo han conseguido obedecer a la serpiente y convertirse en seres repugnantes!

Hijos, hijos, ¡estén advertidos, porque no son dignos de presentarse ante Dios, su Creador!

Hijos, hijos, ¡estén advertidos, porque no son dignos de presentarse ante Jesús!

Sólo tienen esa única oportunidad de no perecer, y esa oportunidad se llama ¡CONVERSIÓN!

Pero su tiempo es muy corto, y el que no se ha esforzado hasta ahora, ¡difícilmente podrá hacerse digno de [presentarse ante] Jesús hasta el Aviso que se acerca!

¡Qué vergüenza, Mis hijos, qué vergüenza, porque el Cielo unido les ha estado advirtiendo desde hace tiempo!

¡Ustedes no escuchan!

¡Ustedes no ven!

¡Ustedes no cambian!

¡Conviértanse!

¡Conviértanse antes de que sea demasiado tarde!

¡El tiempo oscuro comienza, y golpe a golpe perecerán SIN esperanza de salvación!

¡Ustedes rinden homenaje a quien no los ama!

¡Ustedes rinden homenaje a los que conjuran su perdición!

Hijos, hijos, ¡qué perdidos están!

El Padre los está esperando, ¡sin embargo, sólo Le encontrará el que haya vuelto a Jesús!

Si siguen pecando y persiguiendo el dinero y el glamour, ¡entonces el Señor no podrá hacer nada por ustedes!

¡TODOS ustedes perecerán si no vuelven a Jesús verdadera y sinceramente, y caminan fielmente a Su lado!

Queridos hijos: El tiempo está encima. Aprovechen estos últimos días y estén preparados.

Yo, su Juan, les traigo este mensaje hoy, ¡porque las cosas no van bien para ustedes, para sus acontecimientos mundiales, su existencia y su salvación!

Deben dar a Jesús su sí y ¡ESTAR PREPARADOS! No hay otro camino.

Tan pronto como el anticristo muestre su verdadero rostro, será demasiado tarde para ustedes. Las cosas vendrán en rápida sucesión y no tendrán tiempo para entender los acontecimientos.

Ciegos y sin preparación sucumbirán ante él, que es el adversario del Señor, y van a perecer.

Así que escuchen Mi palabra, escuchen la palabra del Padre y ¡estén preparados! Sólo su conversión los salvará, su conversión a Jesús. Amén.

Mis hijos. Se harán grandes señales en el cielo, ¡pero sepan que muchas vendrán del anticristo!

Enfermedades malas y graves estallarán, sepan que éstas también vienen del maligno y de sus secuaces.

¡Estén preparados para estos días y no caigan (otra vez) en la trampa de los que conjuran su perdición! ¡No les den este poder, Mis hijos!

Permanezcan vigilantes, porque ocurrirán grandes acontecimientos naturales.

Vean lo que ya está ocurriendo y luego vean dónde se encuentran.

No les queda mucho tiempo, así que estén preparados. Amén.

Yo, su Juan, los amo tanto. Volveré y les informaré.

Tu y su Juan. Apóstol y «favorito» de Jesús. Amén.

1434. ¡Por ustedes mismos no podrán resistir! — 13.03.2024

Mi hija. Siéntate y escucha lo que Yo, tu Padre en el Cielo, tengo que decirte a ti y a los hijos del mundo hoy:

Recen, Mis hijos, recen. ¡Se necesita de tanta oración!

Esta Cuaresma es difícil para todos Mis hijos verdaderamente creyentes, pero deben permanecer en la fe y rezarnos, amados hijos, y es eso lo que son.

Yo, su Padre en el Cielo, les digo hoy que el tiempo ha llegado.

Sucederán muchas cosas y los acontecimientos se precipitarán.

¡Vayan a sus Santas Misas!

¡Vayan a la adoración!

¡Hagan uso del Santo Sacramento de la Confesión!

Hijos Míos. Mis hijos, tan amados por Mí:

Mi Hijo está a la espera, pero primero vendrá Su adversario, y ustedes deben estar preparados para estos días oscuros.

Recen, confíen, crean y supliquen. Mi Espíritu Santo les dará claridad, ¡pero deben pedírselo y rezar!

La Santísima Madre María está a su lado, al igual que muchos Santos Ángeles y Santos.

Pidan, recen, supliquen, Mis hijos, porque sólo con Ellos sobrevivirán a este tiempo; por ustedes mismos no podrán resistir.

Esperen con alegría la resurrección de Mi Hijo, que pronto se celebrará en sus iglesias.

Es un tiempo muy santo, así que ¡aprovéchenlo!

Celebren esta fiesta con amor al prójimo y manténganse fuertes.

Les esperan tiempos feos, pero Mi Hijo estará con ustedes si rezan y suplican y permanecen fieles a ÉL, su Salvador.

Así que recen ahora y no cesen de rezar.

Yo, su Padre en el Cielo, estoy muy contento de sus oraciones hacia Mí.

Escucho cada oración, Mis hijos, y sopeso cada una.

Escucho a él que ore con un corazón sincero.

Recen, pues, con corazón amoroso y contrito a Mí, a Jesús, a sus Santos y Santos Auxiliares.

¡No se olviden de rezar a Mi Espíritu Santo!

Todos ellos están a su lado en estos tiempos oscuros. Los necesitarán a sus Santos Auxiliares, porque sin ellos estarán solos.

Jesús está con ustedes, ¡no lo olviden!

¡Su Santísima Madre María, su Madre en el Cielo, ¡está a su lado!

¡No olviden el poder que le he conferido a San José, padre adoptivo de Jesucristo y esposo de Su Santísima Madre, en el Cielo!

Él es un poderoso intercesor por ustedes en Mi trono y con Mi Hijo.

¡Así que récenle y pídanle por Su apoyo y ayuda!

¡Él nunca les negará Su ayuda!

Así que diríjanse a Él.

Los amo mucho.

Permanezcan en oración y no se rindan nunca.

Esta Cuaresma es difícil para muchos de ustedes, pero pronto ya celebrarán la Fiesta de la Resurrección y experimentarán alegría, gran alegría en sus corazones.

Así que vete ahora y divulga esto.

Tu y su Padre en el Cielo.

Creador de todos los hijos de Dios y Creador de todo ser. Amén.

«Usen el poder que le he conferido a San José, Mi Padre adoptivo. Récenle y pídanle apoyo y ayuda. Amén.

Su Jesús. Amén.»

Dios Padre: «Usen las oraciones de consagración (nos. 31, 32, 46) que les hemos regalado en estos mensajes, entonces el anticristo no tendrá poder sobre ustedes. Amén.»

1433. ¡Ya se han hecho los preparativos para su «aniquilación»! — 06.03.2024

Padre: Mi hija. El tiempo ha avanzado bastante y ustedes experimentarán mucho sufrimiento en la tierra, pero no temas, porque Mi mano protectora estará sobre ustedes y sobre aquellos que verdaderamente creen en Mi Hijo, que LO aman, LO honran y están totalmente entregados a ÉL.

Amados hijos, y es eso lo que son. Yo, su Padre en el Cielo, con Juan, he venido a decirles hoy lo siguiente:

No teman, ¡sino recen!

No teman, ¡sino estén preparados!

El tiempo ha avanzado bastante, lo que se ha predicho se está haciendo cada vez más visible, cada vez más notable en su mundo, ¡y la brecha entre ricos y pobres es grande y se está ensanchando!

Mis hijos. Mantengan siempre coraje, ¡porque no hay dinero en el mundo que pueda comprarles Mi bendición! ¡No hay dinero del mundo y tampoco ninguna riqueza de su tierra que puedan adquirirles la entrada en el Nuevo Reino o en Mi Reino de los Cielos!

Jesús: Sólo un alma pura entrará en Mi Reino.

Juan: ¡Así que estén preparados, amados hijos, porque cuando el Padre les diga que el tiempo haya avanzado bastante, entonces no tendrán nada bueno que esperar para su existencia terrenal!

Prepárense para el tiempo predicho, ¡porque nadie, y repito, nadie lo sobrevivirá que no esté completamente con su Señor y Salvador!

Jesús: ustedes se perderán, irán a la deriva en el mundo material y por tanto diabólico del anticristo, quien los tratará de la manera más vil.

Padre: ¡Deben estar preparados para Mi Hijo, de lo contrario ustedes -su alma- experimentará un final verdaderamente cruel!

Jesús: Mis hijos. Mi rebaño de hijos, tan amado por Mí. ¡Yo, su Jesús, he venido con el Padre y Juan y Mi Santísima Madre para advertirles de los acontecimientos que se avecinan!

Sólo podrán sobrevivir si están preparados.

El que no tenga fe perecerá. Se desesperará y experimentará depresión e impotencia.

El que piense que puede salvarse a sí mismo y superar este tiempo, ¡ESTÁ EQUIVOCADO!

El no sabrá soportar el tiempo, el no saldrá adelante con dinero, sus bienes materiales no podrán darle seguridad, y ¡perderá su autoconfianza!

Caerá presa del anticristo y su alma se perderá si no se prepara y se entrega completamente a Mí, su Jesús.

Madre de Dios: Queridos hijos. Yo, su Madre en el Cielo, he venido con Mi Hijo, el Padre y Juan para decirles lo siguiente:

¡Estén preparados! ¡Permanezcan vigilantes!

Viene un tiempo feo, y las penurias y el sufrimiento, la muerte y el horror serán grandes en su mundo.

¡Muchos carecerán de todo lo que necesitan y a lo que están acostumbrados para vivir!

Especialmente el «occidente», o más bien los países ricos sufrirán, ¡pero también todos aquellos que se orientan hacia el estilo de vida occidental!

Hijos, hijos. ¡Estén advertidos!

Harían bien en auto proveerse [con alimentos], ¡pero Nosotros sabemos que difícilmente podrán hacerlo todos los habitantes de las ciudades!

Ustedes están convencidos de que su prosperidad continuará, el suministro de supermercados y tiendas, ¡pero dejen que se les digamos que carecerán de todo lo que aprecian!

El hambre los alcanzará, no sólo por la guerra y la destrucción, ¡sino por la destrucción intencionada de su economía global!

¡Hijos, hijos, envidiarán a sus vecinos y se convertirán en saqueadores si no confían en Mi Hijo!

¡Permanezcan en amor los unos por los otros!

¡Permanezcan en paz los unos con los otros!

Se avecinará a un tiempo muy feo, pero ése puede ser dominado en y con amor y paz en sus corazones y el gran amor al prójimo que TODOS ustedes deben practicar cuando este tiempo que estoy describiendo los alcance. Y está cerca, amados hijos, ¡está cerca!

Juan: ya se han hecho los preparativos para su «aniquilación», amados hijos, pero la puesta en práctica es todavía lenta.

Recen, recen y suplican al Padre por mitigación.

Yo, su Juan, les comunico esto hoy ¡para que estén preparados y puedan perseverar!

Lo que vi apenas se puede describir con palabras terrenales, sin embargo, es soportable para los que están completamente con el Señor, Jesucristo.

Padre: su fe está siendo probada, ¡no lo olviden!

Yo, su Padre, los estoy probando a cada uno de ustedes, y pronto se habrá separado el trigo de la paja.

Por eso, ¡estén preparados!

¡Permanezcan preparados!

¡Recen y supliquen!

¡Mi Espíritu Santo está con ustedes cuando pidan Su ayuda!

Ustedes necesitan Su claridad para perseverar, así que pídansela a diario. Amén.

Mi hija. Divulga esto. Ya va siendo hora [de prepararse].

Estén preparados. Amén.

Tu y su Padre en el Cielo con Jesús, la Santísima Virgen María y Juan, apóstol y «favorito» de Jesús. Amén.

1432. ¡El tiempo ha avanzado bastante! — 29.02.2024

Mi hija. Escucha, porque tiempo ha avanzado bastante.

Lo que le espera a su mundo apenas puede describirse con palabras humanas, pero sepan que Yo, su Padre en el Cielo, estoy con ustedes a través de Jesucristo, Mi Hijo, su Salvador. En ningún momento los dejaré solos y la luz de Mi Santísimo Hijo brillará sobre aquellos que permanezcan verdaderamente fieles y entregados.

Así que escuchen amados hijos, y es eso lo que son, porque Mi Protección Paternal les es concedida, pero nunca deben volverse tibios. Deben perseverar y pasar todas las pruebas para que el adversario no pueda ganar poder sobre ustedes.

Amados hijos: ¡ha llegado el tiempo y lo que se ha predicho se está cumpliendo! No esperen a tenerlo visible ante ustedes, sino que ¡actúen ahora ya! ¡Esten preparados, conviértanse (aquel)los que aún no han encontrado el camino hacia Mi Hijo y recen, recen, recen, Mis hijos!

Su oración los mantiene en la fe, les da fuerza y confianza, ¡y los protege amados hijos, y es eso lo que son!

¡Les da la perseverancia que TODOS USTEDES NECESITAN PARA SOBREVIVIR Y PERSEVERAR EN ESTOS ÚLTIMOS DÍAS!

¡[La oración] cambia! ¡Ayuda! ¡Mitiga! ¡Acorta!

Pero sí deben rezar, Mis hijos, porque SIN SU ORACIÓN LES SERÁ REALMENTE DIFÍCIL, pero su oración, si la utilizan, ¡los salvará de lo peor y les permitirá perseverar!

No esperen a que aparezca el anticristo, ¡porque entonces no estarán preparados! El anticristo está entre ustedes. Pronto se hayan cumplido las medidas finales para su aparición, y bienaventurado aquel que Me haya escuchado a Mí, su Padre en el Cielo, ¡y que esté preparado!

Los días oscuros se acercan rápidamente, ¡pero deben permanecer en la luz de Mi Hijo! ¡No la pierdan perdiendo el ánimo! ¡Recen, recen, supliquen! Los amo mucho, pero les espera un tiempo difícil.

¡Mis hijos serán probados!

¡La persecución será grande!

¡Su fe será puesta a prueba!

¡Confíen, amados hijos, confíen! ¡El que permanece firme no perecerá!

¡Jesús está a su lado en todo momento! Así que estén preparados, Mis amados hijos, estén preparados.

No será un tiempo fácil, ¡pero su fe triunfará si se han preparado y permanecen siempre en oración!

¡No se desesperen nunca! ¡El Cielo unido está con ustedes en este momento!

¡Supliquen por mitigación y acortamiento! ¡Soy un Padre misericordioso y escucho sus oraciones de súplica!

Así que utilicen la oración y prepárense.

Cuando la guerra llegue a sus puertas, ¡entonces sepan que Jesús está con ustedes! ¡Cuando el hambre llegue a sus puertas, entonces sepan también que Jesús está con ustedes!

No tengan miedo, sino permanezcan profundamente en la fe.

Deben estar preparados para este tiempo oscuro y confiar en Jesús, Mi Hijo, y en Mí, su Padre en el Cielo.

Mi mano castigadora descenderá, pero las pruebas serán duras.

¡Permanezcan firmes y fieles! Quien esté profundamente anclados en Jesús, Mi Hijo, su Salvador, SOBREVIVIRÁ ESTE TIEMPO.

El anticristo tendrá muchos «followers», pero estén advertidos: ¡No le sigan en ningún momento, y no acepten NADA de él o de su Falso Profeta!

Mi casa enviará un mensajero, ¡pero antes el anticristo hará sus travesuras!

¡Permanezcan en oración! Su oración ayuda y los salva a ustedes, ¡su alma!

¡Así que úsenla y no caigan presa de su mundo material!

Ni el dinero ni otras riquezas tienen valor en el Reino de los Cielos, ¡sólo su pureza de alma, su bondad, caridad y virtudes permanecerán ante Mí, su Padre!

¡A través de su humildad, bondad y virtudes alcanzarán Mi Reino de los Cielos y el Nuevo Reino de Mi Hijo que está preparado para cada uno que permanezca firme y fiel!

Las verdaderas riquezas se encuentran en su alma, ¡pero ésa debe ser pura y buena!

¡Así que ahora pónganse su vestidura más blanca para que puedan estar delante de Jesús!

Ocurrirá un gran «Aviso» sin precedentes, (¡) y deben aprovecharlo como el acontecimiento y la oportunidad QUE ES (!): ¡una advertencia e invitación a renunciar a todo pecado y cambiar completamente (convertirse), purificarse y seguir a Jesús!

No hay otro camino, ¡de lo contrario estarán perdidos!

¡Deberían estar preparados para este acontecimiento, sin embargo, todavía tendrán la oportunidad de cambiar(se) completamente con este acontecimiento!

Si no lo hacen, ¡estarán perdidos!

¡Es importante que caigan de rodillas y nos pidan perdón a Jesús y a Mí!

No se queden parados ahí, no sean tercos, ¡sino caigan de rodillas y rueguen por el perdón de Nosotros!

Sin embargo, ¡muchas personas que no se han preparado no tendrán la oportunidad de hacerlo porque están, estarán tan conmocionadas por su propia pecaminosidad!

Hijos, ¡recen por ellos la oración del principio de los mensajes de preparación! (Oración nº 32)

¡Es breve y salva almas!

¡Memorícenlo para que puedan salvar almas!

Hijos, hijos, el trigo será separado de la paja y comenzarán los días, los tiempos verdaderamente oscuros.

El anticristo mostrará su rostro, pero de manera velada, es decir, su verdadero rostro no se revelará hasta el final, pero su rostro falso, carismático y engañoso (¡astutamente dulce, amoroso, seductor!) desde el principio!

Descubran su juego malvado. ¡No caigan en su trampa ni en la de sus seguidores!

¡Será un tiempo difícil, pero Nosotros los guiaremos a través de ello!

Deben permanecer fuertes y firmes y siempre en oración con Nosotros.

Muchas misas ustedes DEBEN entonces celebrar de manera escondida, ¡porque las públicas serán profanadas en aquel tiempo!

Así que escuchen Mi palabra y estén preparados, ¡porque todo vendrá en un golpe!

¡Nunca olviden rezarme las 7 Ave Marías (mensaje 1393), y recen otras 3 Ave Marías (mensaje 1394) por sus seres queridos para su conversión y protección!

¡Yo, su Padre, escucho sus oraciones, ¡así que úsenlas y recen y supliquen!

Mi Espíritu Santo los protegerá de la confusión, ¡pero deben rezarle diariamente para que les dé claridad y guía!

Se acercan tiempos confusos y sólo aquel que esté completamente establecido en Jesús, Mi Hijo, lo sobrevivirá ileso. Amén.

Tu y su Padre en el Cielo.

Creador de todos los hijos de Dios y Creador de todo ser. Amén. Con Jesús y la Santísima Madre de Dios María presente. Amén.

1431. ¡Es un mensaje alegre! — 26 de febrero de 2024

Mi hija. Vendrán días desagradables, pero desesperen nunca. La Luz Divina de Mi Hijo les mostrará el camino y en ningún momento estarán solos. Yo, su Madre en el Cielo, he venido a decirles que tengan valor:

Aunque los tiempos se volverán desagradables y difíciles, aunque les esperen pruebas duras, sepan que Mi Hijo está con ustedes.

ÉL, que es su Salvador, no los dejará solos en este tiempo difícil que se vuelve cada vez más oscuro.

Así que tengan valor y estén preparados. Días difíciles están comenzando, pero la luz de Mi Hijo brillará para ustedes e iluminará su(s) camino(s).

No teman, amados hijos, y es eso lo que son. Yo, su Jesús, dejo que Mi luz brille y quien es verdaderamente fiel y entregado a Mí la verá. Los amo mucho. Tengan valor en sus corazones. Amén.

Da a conocer esto. Es un mensaje alegre para que perseveren el valor. Amén.

Tu y su Madre en el Cielo.

Madre de todos los hijos de Dios y Madre de la Salvación, y Jesús, que tanto los ama. Amén.

1400-45. Parte 3, Mensaje de Juan, el 22.02.2024 en un Lugar Santo

El 22.02.2024 en un Lugar Santo

Mensaje de Juan

Mi hija. Yo, tu Juan, estoy aquí contigo para decirte a ti y a los hijos de la tierra hoy lo siguiente:

Aunque los tiempos sean duros, Mis hijos, nunca desesperen.

Al final de los tiempos amados hijos, y es eso lo que son, las pruebas de la LEALTAD serán duras y pesadas y gravosas y la resistencia de ustedes será probada severamente.

Yo vi este tiempo amados hijos, y es eso lo que son. Vi cómo en la gran oscuridad del final de los tiempos los hijos del Señor iban a sufrir. La miseria vino sobre la tierra y se extendió por todos lados.

Fue un tiempo terrible. Muchas partes estaban en ruinas, destruidas.

Vi muchas, muchas partes en llamas, se vieron como quemadas, rotas, bombardeadas.

Vi tanques, vi guerreros (soldados), vi a muchos de ellos tristes, con rostros llenos de sufrimiento y lástima [compasión]…

Vi como estos soldados estaban horrorizados y en espantado por sus actos de ataque, de los ataques y destrucción, ordenados y comandados desde las mesas de los políticos, lejos de la acción.

Vi que ahí sólo hubo unos pocos sobrevivientes, pero muchos fueron trasladados a hospitales militares para el tratamiento de sus heridas.

Para ser sincero, tengo que decir que aquello parecía la Tercera Guerra Mundial, pero al mismo tiempo eran también las imágenes de la Segunda Guerra Mundial.

Vi como grandes misiles ofensivos y destructivos que giraban sobre una pequeña península y apuntaban a una gran potencia. Este país era tan pequeño que nadie lo esperaba.

Vi cómo misiles de este tipo, especialmente en la región asiática, se apuntaban en parte unos a otros, en parte a Europa y en parte a América.

Vi cómo los pueblos -por sus dirigentes, NO por sí mismos- se vieron envueltos en guerras, y vi que la mayoría de los habitantes -ni de los países atacantes ni de los países atacados- se lo esperaban.

Vi, sobre todo en Europa, cómo los habitantes hacían su vida cotidiana sin tener ni idea de lo que se avecinaba, y vi cómo el Padre y el Hijo y la Madre y los santos y los ángeles daban advertencias desde el Cielo, y tantos no querían oírlas.

Vi cómo caían en tierra seca y estéril estas maravillosas y protectoras instrucciones y advertencias, y vi también que eran los «pequeños» que el Padre utilizaba, los que aceptaban estos mensajes del Cielo, como estos que Yo, su Juan, les estoy dando hoy, y vi como caían en corazones fértiles.

Vi que la Palabra del Señor se transmitía a través de los «pequeños», humildes «corazones», como una red, y vi que cada vez se formaban más grupos de oración y se conectaban en todo el mundo.

Vi que la Palabra del Padre se encendía en ellos y los engrandecía ante el Señor y Padre. Y vi que el Padre y el Hijo con la Santísima Madre María hablaban a estos hijos y que todas sus esperanzas y alegría estaban en y sobre estos hijos.

Vi cómo estos hijos estaban protegidos, a pesar de todo el sufrimiento que la tierra estaba experimentando, y vi que estos hijos estaban elevados, aunque todavía vivían en la tierra.

Vi todo esto y lo escribí a instancias del ángel. Pero luego me ordenó que me lo comiera y me lo tragara, y lo hice para poder, cuanto llegue el tiempo, revelárselo a ustedes que son el verdadero pueblo del Señor.

Mis hijos. Yo, su Juan, les traigo hoy este mensaje, porque ese tiempo es ahora. Ustedes están siendo envueltos en muchas guerras y ellas conducirán a la Tercera Guerra Mundial.

Desearía poder decirles cosas más bellas, pero fueron ustedes mismos -la humanidad- que han traído este tiempo sobre ustedes a través de su gran apostasía.

Ustedes han elegido a políticos a ejercer el poder que los han vendido a ustedes, y ustedes han dado poder a aquellos que se han alineado con el diablo.

Deben rezar, porque si no rezan, ¡los tiempos serán cruelísimos!

Usen el poder de la oración, amados hijos.

Yo, su Juan, vi al anticristo. Pronto, ya muy pronto ustedes también lo verán, y bienaventurado es aquel que tomó en serio todas las advertencias del Cielo y aceptó e puso en práctica la Palabra Celestial que viene sólo del Padre -¡a través de ÉL, a través de Jesús, a través de la Santísima Madre María y a través de Nosotros, Sus «ayudantes» (Santos y Santos Ángeles)!

Queridos hijos. Yo, su Juan, volveré.

Quien no esté preparado perecerá como las alimañas que vi.

Así que conviértanse y estén preparados y recen y supliquen por un acortamiento [del teimpo] y mitigación, Mis hijos, de lo contrario no sabrán cómo soportar el final. Amén.

Yo, su Juan, les traigo hoy este mensaje para que sepan que es lo que les espera. Amén.

Tu y su Juan. Apóstol y «favorito» de Jesús. Amén.

Mi hija. Es un tiempo agitado. Escuchen y pongan en práctica lo que está escrito.

Tu y su Antoni María Claret. Amén.

El Aviso está cerca, Mi hija, estén preparados.

Tu y su Jesús. Amén.

Mi Santa Espada protegerá a aquellos que Me lo pidan.

Tu y su Miguel. Al servicio del Padre. Amén.

Notas y explicaciones

Mientras Juan hablaba, me mostró partes de lo que él vio. Después de recibir el mensaje, me dio junto con el Padre más explicaciones.

Me mostró un mapa del mundo enfocando Asia:

La península estaba como dividida en dos (Corea) y ambos lados tenían misiles. Uno de ellos apuntaba inesperadamente a Norteamérica (EE.UU.).

Vi dos grandes potencias (Rusia y China) y las alineaciones de sus misiles que cambiaban: primero había una unión (alineación hacia Europa), luego una oposición, así como la alineación hacia EE.UU. por parte de China. 

En medio había otro país (Mongolia) que tenía mucho miedo de ser un blanco y alineaba sus misiles para defenderse en caso necesario.

También se me mencionaron los nombres Japón y Taiwán.

Vi muchos más países alistando y alienando sus misiles.

Vi cada vez más países cayendo en guerra.

La gran mayoría de los guerreros (soldados), así como la gente normal no querían la guerra. Había tanta destrucción, muerte, sufrimiento y tristeza. Todo partía de los dirigentes políticos.

Fue realmente aterrador para mí ver lo seguros que se sentían los europeos y los americanos…  y que aparentemente no vieron venir esta guerra…

Esta guerra me fue mostrada en diferentes imágenes. La guerra se libraba de diferentes maneras: como en la 2da Guerra Mundial con tanques [y combates] en el frente, con misiles de largo alcance y con última tecnología, controlada con sólo pulsar un botón y lejos de la acción; una mezcla de lo viejo y lo nuevo.

El sufrimiento de los soldados, escrito en sus rostros, se debía a muchos factores: por un lado, porque la gente «normal» no quería la guerra, ni tampoco ellos (los soldados), al menos muchos de ellos, por otro, debido a la gran mezcla de pueblos y a la emigración y la globalización había muchos de sus propios compatriotas en los países atacados, así como familiares y amigos. El horror de sus acciones -ordenadas por los belicistas-, el horror de la miseria, la muerte y el sufrimiento que infligieron a las personas que vivían allí, algunos de ellos familiares, otros amigos, fue espantoso y terrible.

Murieron muchas personas. Hubo un silencio terrible….

Es importante que recemos. Mucho y con fervor y que imploremos al Padre por la mitigación y el acortamiento del tiempo.

Recemos juntos por la conversión de la humanidad, y dirijamos cada día las 7 Avemarías (mensaje 1393) al Padre, para que nos proteja de lo peor.

Recemos adicionalmente las 3 Avemarías (mensaje 1394) por nuestros seres queridos y pidamos por conversión y protección para ellos.

El «fin» será cruelísimo si no rezamos.

Seamos siempre conscientes del poder de la oración. El Padre no nos deja solos a nosotros, sus hijos fieles y entregados.

Pase lo que pase, tenemos Su promesa, sin embargo, a todos nos esperan pruebas duras.

La guía para «atravesar» este tiempo, para resistir y perseverar nos fue y nos es dada en estos mensajes de la preparación.

Permanezcamos, pues, vigilantes, en oración y sigamos las instrucciones del Cielo.

María de la Preparación Divina de los Corazones, con Juan y Dios Padre. Amén.