10. Mis hijos, que creen en MÍ, serán resucitados … tiempo de decisión. — 30.12.2012

Madre de Dios: hija Mía. Te amo. Por favor siempre cree en nosotros. Sé que lo haces, no obstante, me gustaría decírtelo una y otra vez, para que también otros, especialmente aquellos para quienes tienes un cariño especial, comiencen a creer en Nosotros. Solo entonces puede aumentarse el «círculo», y solo así se volverán a ser más y más personas que crean y sirven a Mi Hijo, Jesucristo, el Redentor de la humanidad.

Hijo Mía, es tan importante que todos los hijos de Dios encuentren su camino de regreso a Él, Jesús y a Dios Padre. Nos duele ver que hay tan pocos que REALMENTE creen en Él. Muchos de sus siervos no son honestos consigo mismos. Hacia afuera hacen como si fuese temeroso de Dios, pero en el corazón no lo son.

Hay tanta «ilusión» en su mundo, y eso no es bueno, hijos Míos. ¡Tienen que empezar a creer en Nosotros! Hablen con nosotros y dense la oportunidad de conocernos; porque solo entonces pueden ser salvos.

Jesús: ¿No creen que hay más que su vida presente en la tierra? ¿No creen que ustedes también resucitarán como Yo lo hice hace más de 2000 años? ¿Creen solamente en lo que están viendo? ¿Solo creen en ustedes y sus logros? ¿Qué piensan, qué sucede cuando les alcance la muerte?

Mis hijos que creen en Mí resucitarán y compartirán la vida eterna conmigo. Les pregunto ¿no quieren eso? ¿Realmente creen que serán extinguidos después de esta vida terrenal?

Hijos Míos, si creen eso, entonces creen una doctrina errónea / creencia errónea. Resucitarán y seguirán viviendo, así que por fin comiencen a creerlo. Creer en Mi.

Mi querida Madre, la Madre de todos los hijos de Dios, está aquí para ayudarlos. Con ella hay mil y más ángeles. Los santos rezan por ustedes.

Hijos Míos, comiencen a creer en Nosotros y encontrarán la paz. Si no lo hacen, Satanás tendrá un tiempo fácil con ustedes y los seducirá, les mentirá y así los distanciará de Mi, de Mi Padre, y así sufrirán terribles tormentos y serán excluidos del paraíso.

¡Yo, su Jesús, lucho por ustedes! ¡Lucho por cada alma! Y me alegro cuando me encuentran y me permiten tenerlos en Mis brazos. Por ustedes he muerto en la cruz y por ustedes he vivido en la tierra. Los amo a todos y deseo sinceramente que todos regresen a Mí, su Redentor. Denle a su alma la oportunidad de encontrarme. Porque solo en Mí encuentran la tranquilidad y la paz que su alma necesita para estar sana y llena de felicidad y alegría.

Los amo Mis hijos. Vengan todos a Mí y entren conmigo en el Nuevo Paraíso.

¡Los amo!

Su Jesús Quien siempre los ama.

 

Hija Mía, hazlo saber. Mi hijo ama a cada alma, no importa lo que hizo. Diles a todos Nuestros hijos que vuelvan a casa. Ahora ha llegado el momento de la decisión. No se pierdan, Mis queridos hijos. Vuelvan a Nosotros, y juntos viviremos en el Nuevo Paraíso.

Yo los amo.

 

Su Madre en el Cielo y Dios Padre y Jesús

9. «Los niños son lo más valioso que tienen aquí en la tierra» — 24.12.2012 / Nochebuena

Hija Mía, la tarde hoy será una tarde agradable. Regocíjate y disfruta de tus niños. Son lo más valioso que tienen ustedes, los humanos aquí en la tierra. Si no son bueno con todos los niños – escribe, hija Mía –, entonces no entrarán en el Reino de los Cielos.

Te digo esto porque hay muchas, muchas personas malvadas a tu alrededor se están aprovechando de estas preciosas almas de los niños. Ellos las destruyen. Ustedes tienen que amar sus hijos. Todos los niños. Solo a través de ellos se puede salvar su mundo. Son las almas pequeñas, puras que Nuestro Padre, Dios el Altísimo ama tanto. Son incorruptas y puras y mantienen a todos ustedes, Mis (grandes) hijos, vivos. Sin ellos, este mundo hace mucho tiempo ya no sería. Dios Padre no permitiría que el mundo permanezca sin estas almas puras de los niños, dado que ya existe demasiado pecado, demasiada infidelidad contra Dios. Deben volverse y confesarse a Dios Padre.

Tomen sus hijos como ejemplo. Ellos no conocen la envidia que desencadene guerras, ni son malvados nunca por sí mismos. Están conectados con Dios, Nuestro Padre, y aman sus vidas. No los destruyan. Aprendan de ellos en lugar de llenarlos con todas sus trivialidades. Déjenlos crecer con Dios y con Jesús.

Cuéntenles del cielo, de los ángeles y todos los santos. Díganles que siempre estamos con ellos. Si les cuenten de nosotros, su mundo volverá a ser mejor. Así podrán mantener su pureza en la vejez. Es el camino que deben ir. Así curan su tierra. Denles a sus hijos esta oportunidad. Si no hablan de nosotros, será difícil para ellos de encontrarnos. Así, les están bloqueando el camino hacia el Reino de los Cielos, así como también se interponen en el camino de la limpieza de la tierra. Solo aquel quien educa a sus hijos con nosotros ayuda activamente a salvar el mundo.

Hijos Míos, no tengan miedo. Nunca es demasiado tarde para dar el primer paso. Comiencen y amen a todos los niños. Cuéntenles de nosotros y así criarán a una generación que vuelve a cree en Nosotros y en Dios Padre. ¿Y quién de los que se basan en Dios puede hacer el mal? Nadie, hijos Míos. Así están expulsando a Satanás fuera de su mundo. Cuanto más son, más poderosos serán. Y él que está lleno del poder de Dios vence al adversario. Mis hijos, comiencen ahora. Sean fuertes. Cuanto más fuertes sean, menos Satanás puede debilitarlos, porque entonces son ustedes quienes debilitan a Satanás.

Crean en si mismos, hijos Míos. Siempre estaremos con ustedes. Con todos y cada uno de ustedes. Tendrán éxito, hijos Míos.

Nosotros los amamos. Dios el Padre con todos los santos y ángeles (al principio solo habló la Madre de Dios, luego llegó Dios Padre).

Mi hija, comparte esto. Gracias por escucharnos y escribir tan diligentemente. Te amamos, hija Mía. Ve ahora, hija Mía. Feliz navidad.

Tu Madre en el Cielo y Jesús Quien te ama.

8. Pongan su vida al servicio de Dios — 17.12.2012

Mi hija. Cuídate, hija Mía. Me gustaría instruirte ahora, escribe lo que te digo.

La vida que viven aquí en la tierra es únicamente para servir a Dios. Así que pongan su vida al servicio de Dios, de lo contrario no entrarán en el Reino de los Cielos. Sean de buen corazón, hijos Míos. Su recompensa vendrá.

Para poder entrar en el Reino de los Cielos requiere un corazón puro. Quien no está puro en el corazón, no puede entrar. Un corazón puro se puede obtener aquí en la tierra. Ustedes pueden limpiarse a sí mismos. Mucha ayuda ya les ha sido dada. La limpieza puede suceder a través de una variedad de formas. La recepción de la Hostia Consagrada, por ejemplo, les ayuda a mantenerse puros. Cada visita a la iglesia, si se hace con buenas intenciones, les ayuda a alcanzar un corazón puro. Hijos Míos, se les dan infinitas gracias en la Santa Misa. Acéptenlas. Éstas son el camino al paraíso para ustedes.

Sin embargo, la limpieza también se puede llevar a cabo en un nivel diferente. Tú, hija Mía, lo sabes. Tú conoces los dolores del purgatorio. Se te regaló (el purgatorio) para poder comenzar una vez más desde el principio, y esto, aunque para las circunstancias actuales, solo llevabas una vida normal. El poder «recibir» el purgatorio ya aquí en la tierra es una gran misericordia. Tú, Mi hija, lo sabes. Porque tú, Mi hija, lo has experimentado. Y a pesar de todos los tormentos que has soportado, eres ahora una persona mucho más feliz. Has encontrado plenitud en Dios.

Hija Mía, sé agradecida de haber podido experimentar esto, porque solo unas pocas personas son elegidas para esto. Tú eres Nuestra hija y te necesitamos. Y te queremos mucho. Tú nos ayudas convertir almas. No es fácil encontrar almas como tú que estén decididas de ir este camino. Gracias, Mi hija, por tu valentía y dedicación.

Sigue escribiendo todo lo que te contamos y confía siempre en Nosotros. Yo te amo de una manera muy especial. Duerme ahora, hija Mía. Sueña y descansa.

Nosotros te amamos.

Jesús, Dios Padre y tu Madre en el Cielo.

7. «El verdadero gozo está en Mi Hijo» — 12.12.2012

¿Compraste regalos? Que los disfrutes.

No es la verdadera alegría aquí en la tierra. Es solo de corta duración. Solo te digo lo que ya sabes.

El verdadero gozo está en Mi Hijo. Solo Él puede llenarlos. Nunca encontrarás la plenitud sin Él. Él es el medio para el fin. Si se abren a Él, solo entonces pueden encontrar la plenitud.

Puede que este sea un largo camino para ustedes, pero no lo es. Todo lo que encuentren tedioso es en realidad solo una corta distancia, considerando lo que aún vendrá después.

Aguántense, hijos Míos. Serán recompensados. Confíen en Mi hijo. Solo Él es la verdadera felicidad. Si buscan la plenitud, entonces vengan a Él. Cuanto antes hagan esto, más fácil y rápido será para ustedes. No se pierdan en la materia. Esto no hace bien a ninguno de Nuestros hijos. Todo esto es solo un sentimiento momentáneo que creen que los llenará, pero en realidad ustedes se están volviendo cada vez más infeliz y descontentos.

Ustedes caen en una trampa creada por el adversario, y con el tiempo se convierte en una adicción para ustedes: cada vez más de todo, cada vez más estupendo, aún mejor, aún más elegante, aún más caro, aún más grande, aún más hermoso, otra vez de nuevo, la lista es infinita. Todo esto lo justifican con facilidad y con una naturalidad que es aterrador, porque están totalmente atrapados.

Las dudas, los miedos, la envidia llevan al egoísmo, personalismo y de repente, algún día, están solos, sin poder llevarse nada, y luego ven lo que han hecho mal. E incluso entonces hay muchos de ustedes que creen que no necesiten seguir a Mi Hijo, cuando Él se les muestra en la hora de la decisión, y luego se van con en todo su «encarcelamiento de mente y equivocación», de libre albedrío a la condenación eterna.

Hijos Míos, decídanse por Mi Hijo durante el tiempo su vida. Háganlo lo antes posible, y serán recompensados. ¿Qué es la posesión material contra lo que Mi Hijo tiene para darles? Acepten sus regalos. Ámenlo y serán amados como nunca lo han experimentado en la tierra. Vengan a Él, hijos Míos.

Los amo.

Su Madre en el Cielo.

Gracias, Mi hija.

Jesús: Divulga estos mensajes.

6. ¡La transformación viene pronto! — 08.12.2012

Mi hija. Todo estará bien. Confía. Mi hijo te es fiel. Él quiere guiarte. Confía en Él y no tengas miedo nunca. Siempre estamos contigo. Te acompañamos y te protegemos.

Mi hija. Tu lugar está en España. Te necesitamos allí. La transformación sucederá y te necesitamos para esto. Quédate simplemente allí. Tu círculo se hará más y más grande. Grandes cosas sucederán. Vemos la transformación y el anhelo de muchos corazones.

El mundo de ustedes hoy en día es como un vacío. Vacío. Nada o muy poco para el alma. Muchos corazones sienten esto, y quieren «salir» de este vacío porque no los llena. Aún no saben cómo sanar su alma, pero eso sucederá pronto.

Cuando llegue la transformación, muchas almas se sentirán mejor. Esperen este tiempo con alegría, y vean siempre lo bueno. La separación del bien y el mal pronto sucederá, y cuando llegue el momento, estén seguros de que Nuestro Padre, Dios el Altísimo, no esperará mucho por Su Intervención Divina. Todo estará bien, hijos Míos.

Los amo.

Su Madre en el Cielo

5. JESÚS y DIOS PADRE: — 30.11.2012

 

«El arrepentimiento y penitencia son el camino a Mi Reino».

4. Oren Mis hijos y ayuden a salvar almas! — 28.11.2012

Mi hija. Sé muy tranquila y rézame. Yo te amo. Escúchame, Mi hija. Te amo con todo mi corazón … Escribe … Eres uno de Nuestros hijos, elegida ser una mensajera para los próximos tiempos.

Queremos ayudar a todos los hijos de Dios, pero muchos no nos conocen. Ayúdenlos a encontrarnos. Sus almas no deben perderse. Esto será el caso cuando el adversario, el diablo en la forma del anticristo, difunda sus mentiras habilidosamente y los «engañe». Sin la ayuda de ustedes, muchos de ellos lo seguirán. Se perderán y serán condenados. Mi hija, ayúdanos, ayúdennos todos ustedes los que Nos escuchan, que esto no suceda. Oren, hijos Míos, oren día y noche para que de ellos la mayor cantidad posible puedan ser salvados.

Si solo todos confiaran en Nosotros. El mundo ya sería un paraíso comparado con lo que tienen ahora. Oren, oren, oren y todo estará bien. Se lo prometo (Jesús está aquí, con una sonrisa).

Hijos Míos, nunca déjense confundir por el anticristo. Crean firmemente y con un corazón sincero en Nosotros, en Mí, Mi Hijo y Dios Padre. Entonces, todo estará bien para ustedes. No importa cuán malos sean los tiempos en la tierra, estamos con ustedes y los protegemos. Crean, hijos Míos. La fe mueve montañas (figurativamente hablando). Lo que te dije el otro día es verdad. Todo lo que te digo es verdad. Cree, Mi hija. Tus mensajes provienen de Nosotros, el Padre Todopoderoso, Jesús, y por medio de la Madre de Dios. El camino hacia Mí, su Padre, es el arrepentimiento y la penitencia. Dile esto a todos Nuestros hijos.

Madre de Dios: hija Mía, no dudes, aunque no entiendas todo ahora. Nosotros te amamos. Ten la seguridad de que siempre estamos contigo.

Yo te amo. Te doy las gracias.

Tu Madre en el Cielo.

3. El arrepentimiento y la penitencia son necesarios para entrar en el reino de Dios — 23.11.2012

Nuestra Señora me está esperando más que nunca. Desde el último mensaje, me ha estado hablando todos los días, pidiéndome que escriba. Lamentablemente, no me fue posible.

Saludos. Vuelve a Mí, hija Mía. Te extraño, te amo y quiero ayudarte. Escúchame y escribe esto.

Sé que estás confundida y que tienes duda, pero siempre debes creer que todo es por tu propio bien / por el bien de ustedes. No importa cómo decidas, será correcto y recibirás ayuda. Ora sobre tus cosas que debes decidir. Entonces todo estará bien. Siempre te ayudamos. Siempre estaremos ahí para ti y para todos. Es importante saber que ustedes pueden llamarnos / interrogarnos en cualquier momento. Mucha gente no lo sabe y se desesperan por sus decisiones que deben tomar. Pueden estar seguros de que serán ayudados si nos piden ayuda.

Recen, hijos Míos. En la oración está y ahí encuentran la fuerza. Solo la oración puede (realmente) ayudarlos. Es lo más poderoso que tienen. Una oración puede mover montañas si solo creyeran en ella (en la oración). Muchos habrán escuchado esta frase antes, y muchos negarán con la cabeza y dirán: «No lo creo». Y así niegan el poder que tienen cuando digan una oración con fe. Miren, hijos Míos, qué simple es cuando dicen una oración con fe.

Hija Mía, deja que todo fluya. Tienes que desconectarte para escucharme y eso es difícil para ti en los últimos días. No te distraigas con tonterías, sino mira a lo grande. Solo Dios es importante y Su propósito aquí en la tierra. Ustedes tienen una misión aquí en la tierra y esa es servirle. Al servirle a Dios Padre, el Altísimo, están ayudando a realizar Sus planes y pueden estar seguros de que estos planes son para el beneficio de todos Sus hijos. El los ama tanto. Y Él quiere desesperadamente que sean felices. Esto es muy difícil en la actualidad. Crímenes, crisis, hambrunas, malas condiciones de vida, etc. La avaricia, la codicia y la lujuria debilitan la moralidad que una vez tuvieron y abren las puertas a Satanás y sus abominaciones. Cada vez más hijos de Dios se están perdiendo en sus brazos (de Satanás), y el equilibrio de la alegría natural de la vida se ha confundido, y cada vez más hijos de Dios se están poniendo tristes. La alegría que Dios Padre creó y quiso para ustedes está estratégicamente anulada por el adversario. Esto pronto terminará.

Hijos Míos, Dios Padre los ama. Él los ama tanto, y cada uno de ustedes. A Su amor no le importa si han pecado, Él solo quiere que encuentren el camino de regreso a Él y hace todo lo posible para que eso suceda.

Él no dice que el pecado sea bueno; por el contrario, lo aborrece, pero sí ama a cada pecador, sin importar qué pecado cometió. En la actualidad, contaminada por el vicio, Él anhela el regreso de TODOS SUS HIJOS, y ofrece a cada uno su inagotable amor.

Para que tantos hijos de Dios como sea posible encuentren el camino de regreso a Él, Él le regala a ustedes – ahora ya de manera extendida – el tiempo de la misericordia. Este es un tiempo en que todos los hijos de Dios pueden regresar a Él a través del arrepentimiento y la penitencia. El arrepentimiento y la penitencia son necesarios para poder entrar en el Reino de Dios. Aquellos de ustedes hijos que desean regresar al Padre tienen aquí su «boleta de entrada».

Después del arrepentimiento y la penitencia viene la limpieza. Si también lo han hecho — esto un proceso «automático», algo que no hacen ustedes mismos, sino algo a lo que están sometidos. Arrepentimiento y penitencia, por el otro lado, es lo que tienen que hacer ustedes mismos — entonces, si han completado esta limpieza, entonces pueden entrar en la preparación. También esto no lo hacen ustedes mismos. Hay muchos ayudantes santos celestiales que los ayudarán y les enseñarán.

Además, existen los santos ángeles. Algunos de ellos ya están con ustedes toda su vida (la vida de ustedes). Hay muchos ángeles. Y así como Satanás tiene su ejército oscuro, así también Dios Padre tiene a su armada celestial. Estos ángeles los protegen. Muchos los acompañan ya durante su vida. En el Reino de los Cielos vuelven a tener una tarea responsable en su ayuda, para mencionarlo solo brevemente aquí. Es importante para ustedes que sientan arrepentimiento y que hagan penitencia.

Hijos Míos, créanme, que para muchos de ustedes será muy difícil de volver a tener sentimientos algunos. Muchos están tan contaminados por las acciones (vergonzosas) de Satanás que sus sentidos son embrutecidos y que no pueden sentir nada más que las ganas de su propio placer. Ayúdenles a estas almas a través de su oración. Oren para que ellos recuperen su sentimiento (la sensibilidad) natural creado por Dios Padre, y oren para que se arrepientan. Al restaurar el sentimiento (la sensibilidad) natural, entonces dejarán el vicio y podrán arrepentirse. A continuación, oren también por la penitencia, y el alma podrá volver a casa.

Bueno, mis hijos, les doy las gracias por haberme escuchado una vez más.

Los amo, y me regocijo en ustedes.

Su Madre en el Cielo.

2. Uds. son como mis «armas» aquí en la tierra — 14.11.2012

La Madre de Dios quiere hablar conmigo.

Hija Mía, escúchame, escribe esto.

Uds. son como mis «armas» aquí en la tierra. A través de su oración se logra mucha salvación. Muchas almas ya se han convertido. Pero está lejos de ser suficiente.

Satanás «resopla» con rabia. Él quiere seducir a todas las almas para luego condenarlas y torturarlas. Está tan enojado que no tiene éxito con esto. Él ve como disminuye su poder, y es por eso que tienen tanto sufrimiento en su tierra hoy en día. Él hace todo lo posible para llevar a cabo su plan y sabe que ya no puede hacerlo, y en la tierra ustedes ven la discrepancia entre el bien y el mal haciéndose cada vez más fuerte/ más grande: aún Más mal o (realmente) Bueno.

El «intermedio» pronto no existirá más y no puede existir más y, debido a la decisión que cada uno de ustedes debe tomar por sí mismo: Dios el Padre o Satanás. No habrá otra cosa (decisión) más allá.

Para que aún muchas almas más puedan ser salvadas deben orar (seguir orando), hijos Míos. Sus oraciones son buenas, no importa cuán pequeñas, cortas o insignificante les parecen (a veces). Cada oración es escuchada y atendida.

Explicación de la atención: la atención es muy extensa. Aquí hay un ejemplo: si oran por la salvación de un alma, ésta se salvará, siempre y cuando oren con un corazón puro y el alma (para decirlo metafóricamente) todavía tenga una manchita blanca. El alma que se «consagró» a Satanás no puede ser salvada. Ella ha dado la luz que Dios le ha regalado al diablo, y él no la devolverá. El alma, aunque «rinda homenaje» a Satanás y haga muchas travesuras en la tierra, aún tiene luz, aunque apenas visible, pero puede ser salvada. Pero para esta alma la oración sola no es suficiente. Para ella se debe hacer mucha penitencia y sacrificio. Este es un proceso largo.

Bueno, ahora hay muchos que son (casi) de corazón puro y desean más dinero, una casa más grande y cosas por el estilo. Todo esto se escucha, se verifica la «importancia», es decir, si es realmente bueno para esta alma obtenerlo todo ahora o más adelante, y después de la «verificación» se decide. Este es un tema extenso, y espero que ahora tú lo comprendas / Uds. lo comprendan un poco mejor.

Dios el Padre sabe lo que necesita un alma, cada uno de ustedes, y Él les da exactamente lo que necesitan (condiciones de vida) para encontrar el camino a casa, a Él. Él es un Padre amoroso. Él los ama a cada uno de ustedes. Y Él los está esperando ansiosamente.

Hija Mía, veo que te estás cansando. Me gustaría continuar enseñándote ahora, pero ves cuán agotadores son esos anuncios. Se requiere mucho tiempo para comprender todo el misterio de Dios. Más tiempo del que tienen en su vida terrenal. Confíen. Solo pueden confiar. Todo volverá a ser bueno para los hijos de Dios que se confían a Él, y el tiempo del Nuevo Paraíso está cerca. Muy cerca. Regocíjense. No tengan miedo. Ustedes recibirán ayuda. No importa qué más aún tiene que pasar en su tierra.

Yo te amo

Tu Madre en el Cielo.

1. ¡Hagan penitencia por los pobres pecadores! — 06.11.2012

Hija Mía te amo. Tú eres uno de Nuestros hijos que ha sido elegido para compartir nuestros mensajes. Acepta tu sacrificio y ayúdanos.

Hagan penitencia por los pobres pecadores. Ellos no saben lo que están haciendo, especialmente contra Dios, Nuestro Padre, y a ellos no les queda mucho tiempo. Tú, hija Mía, serás salva. Disfrutamos tus y sus oraciones. Todos los niños que oren a Mi Hijo, a Nosotros, serán salvos. Nosotros los amamos. Manténganse fieles a nosotros. Cumplan sus deseos pequeños y dejen lo Grande, todo lo Grande a Dios Padre, el Altísimo.

Has sido elegida, hija Mía, para hablar por nosotros. Tu temor está justificado hoy en día, pero estás haciendo lo correcto, todos están haciendo lo correcto al servirnos. Ustedes serán recompensados.

Hija mía, ves lo sola que estás ya. La mayoría de la gente no cree en Nosotros, en Mi hijo. Ellos cometen crímenes serios y luego incluso los justifican con Dios. Esto Nos duele y sufrimos mucho por ello. Tú, hija Mía, nos das alivio en Nuestro sufrimiento y, al mismo tiempo, una alegría inmensa. Hay muchos otros contigo. Los amamos con todo Nuestro corazón y con la potestad y el poder de Dios, porque solo Él es el verdadero rey (explicación: en su idioma).

Ya no es suficiente para ustedes, los hijos perdidos, que tengan reyes, sino que ustedes «deifican» a sus «ídolos», lo cual es una ofensa grave para Dios. Existe un solo Dios. Este Dios está lleno de amor, Él es el amor mismo, porque Él ha creado todo, incluyéndolos a ustedes, hijos Míos, de la «nada», y Él lo ha disfrutado/lo disfrutó. Ahora sufre porque muchos de Sus hijos se han convertido en apóstatas y ya no Lo conocen. No es solo el rechazo, sino también el no conocer a Dios, que a su vez es una gran ofensa por parte de aquellos que no han transmitido [hablado] hablado sobre Él y Sus enseñanzas, ni tampoco lo hacen hoy.

Oh, hijos Míos, si supieran la cantidad de mal que están haciendo y las gracias, mediante la penitencia de ustedes mismos o de otros, se requieren para llevar este mal a la salvación. No volverían a pecar si pudieran ver el tormento de aquellos que cayeron en la desgracia de Mi Padre (Jesús está aquí) (y luego «murieron»). Vuelvan y confíense a Mí, su Redentor.

Yo los amo, Su Jesús.

Madre de Dios: hija Mía, divulga esto. Te amo, tu Madre en el Cielo.